Retos y oportunidades en el sector de la impresión digital

5 mins

En la era actual de la digitalización y la rápida evolución tecnológica, el sector de la impresión y las artes gráficas enfrenta tanto desafíos como oportunidades. A medida que las demandas de los clientes cambian y las tecnologías emergentes se vuelven más accesibles, las empresas de este sector deben adaptarse para mantenerse competitivas y relevantes en el mercado. En este contexto, la industria gráfica debe abordar diversos retos, como la sostenibilidad, la personalización y la automatización, al tiempo que aprovecha las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías y tendencias del mercado.



Retos más inmediatos del sector de la edición

El sector lleva enfrentando diferentes retos en los últimos años. Estando en constante evolución, con una mayor dependencia del sector internacional y de las nuevas tecnologías, los jefes y directivos de estas organizaciones afrontan un nuevo escenario económico y productivo. Aunque existen decenas de retos, los más importantes e inmediatos que destacamos desde PMA serían los siguientes:

Aumento potencial de los trabajos de menor tiraje

Uno de los aspectos más claves, que se viene observando ya en los últimos años, es el claro incremento de los trabajos de menor tiraje. Los particulares y los trabajadores por cuenta propia demandan cada vez más soluciones personalizadas, de menor volumen.Esto se suma a una demanda superior de diversos tipos de trabajo y a una gran variedad de formatos. Se desea una personalización cada vez mayor, algo que toda compañía debe atender de inmediato.

Aumento de los costes de producción y manipulado

En un contexto inflacionista en casi todo el mundo, tras la subida de los precios de la energía y las materias primas, la principal preocupación es el aumento de los costes de producción y manipulado. Esto se traslada al beneficio de las organizaciones, puesto que el beneficio por trabajo realizado, el famoso margen, es cada vez más reducido. Esto aboca a una subida de precios de los materiales y servicios ofertados.

Plazos de entrega cada vez más reducidos

Las empresas si algo solicitan es celeridad, agilidad, plazos de entrega que sean cada vez más reducidos. En un mundo donde las cosas cambian rápidamente, la rapidez se valora cada vez con una fuerza mayor. Los avances tecnológicos permiten la realización de trabajos en un tiempo récord, sin embargo, hay que acompasar la producción a la disponibilidad de materiales, maquinaria o mano de obra. Y esto, a veces, no es posible.

Qué deben hacer las compañías de impresión y artes gráficas

Desde PMA, cuando hablamos con los clientes, les planteamos que tienen que tiene que hacer una inversión comedida, muy estudiada, versátil y fácilmente recuperable. En la mayoría de casos, la empresa únicamente ha pensado la compra de un equipo de impresión de elevada calidad y un volumen alto, invirtiendo el 80 % del presupuesto y, por otro lado, olvidándose de la maquinaria de acabado (como pueden ser las encuadernadoras, hendidoras, taladros, guillotinas, etc.). Esto provoca que los trabajos, en la mayoría de ocasiones, se encuentren inacabados y no puedan competir en el sector, viéndose forzados a pagar tanto el resultado final como el servicio a otras compañías, haciendo que el beneficio se reduzca de manera enorme y, además, se vaya a manos de un tercero.

La importancia de la inmediatez en las artes gráficas

¿Cuántos de vosotros que estáis leyendo este artículo, acabáis de hablar con un cliente con el que estáis comentando un trabajo y, el primer condicionante es que el plazo ha de ser inmediato? O, ¿cuántos habéis hecho una faena para entregar por la tarde o a la mañana siguiente?

El proceso puede empezar muy rápido en un trabajo nuevo, lo podemos poner en manos de un diseñador profesional desde el primer minuto, para que entienda a la perfección la idea del cliente. Además, le podemos realizar de forma inmediata las pruebas de impresión, puesto que contamos con un equipo de impresión de última generación que imprime a grandes velocidades, pero ¿qué ocurre si el trabajo necesita un manipulado concreto?

Hoy pueden ser unas cartas de restaurante laminadas, pero mañana será un tríptico para presentar productos o en catálogo encuadernado o revista grapada. Y, dentro de un tiempo, será un calendario de publicidad, unas etiquetas taladradas o un talonario microperforado… Es aquí donde viene el gran problema: el sector debe ser autosuficiente para la mayoría de los trabajos. Así, el sector debe adaptarse a los nuevos tiempos de trabajo. Además, debe tener siempre un taller con el que colaborar, para dar el servicio de grandes tirajes, siendo ellos los que están preparados la realización de muchas unidades del mismo producto, y no pagar costosas puestas en máquinas para tirajes “digitales” queriendo laminar 30 cartas para un restaurante, encuadernar 10 catálogos de una empresa, etc.

Oportunidades que surgen en el sector gráfico

Estos años atrás, se han ido creando nuevas oportunidades dentro del sector gráfico, con la creación de pequeñas y medianas empresas con un nuevo planteamiento en costes, márgenes, tiempos de amortización, servicios más personalizados, plazos de entrega, etc.

Ahora, las exigencias por parte de los clientes son mayores. Así, toda empresa no solo debe estar en la vanguardia productiva, sino también innovar en el diseño, mejorar la atención a los clientes, invertir en desarrollo y controlar la cadena logística de manera continua. Por ello, nos vamos a detener en la imagen de marca, que está a nuestro alcance. La importancia de esta imagen es vital, aunque se tengan que realizar modificaciones periódicas para que se adapte a las exigencias de nuevos clientes o las circunstancias del mercado.

La importancia de la innovación en la imagen de marca en el packaging

Cabe destacar que la tecnología ya ha tenido un severo impacto sobre el packaging, haciendo que sea todavía mucho más fácil ajustar el envase a los requerimientos de los clientes, las nuevas necesidades, la promoción de la marca o su historia.Y es que, el gran poder que tiene la impresión digital sobre la personalización o customización, es brutal. Hace que el envasado de productos no solo sea una evolución de la propia marca de la empresa, sino también una especie de faro, de guía, que indica hacia dónde se puede mover la imagen de la empresa. En otras palabras, el packaging es que el va un paso por delante todo el tiempo indicando hacia dónde debe ir la marca y el camino que debe ir recorriendo.

Análisis en profundidad sobre el producto que se lanza

Hace años, el consumidor lo que hacía era reaccionar, con diferentes respuestas, al producto cuando se ponía en el mercado. Ahora, es la empresa la que debe estudiar el producto que se lanza, considerándose un proceso creativo actual que pasa, previamente al lanzamiento, por un análisis muy al detalle del producto y el cliente objetivo. 

Ahora, con una influencia extendida a nuevos perfiles de la sociedad, se realiza un importante análisis de las necesidades o las cualidades del producto, puesto que la estrategia de todas las empresas que invierten en packaging pasan por tener mayores vínculos con los clientes a los que se dirige, por lo que estas organizaciones necesitan mucha más información que logre predecir el comportamiento venidero. 

En definitiva, los envases ya no solo son funcionales y seguros, sino que también aportan los valores de la empresa y mejoran experiencias de compra o consumo. En todo esto, la impresión digital tiene mucho que decir en los próximos años. Llegados a este punto, le invitamos a que conozca todo el abanico de posibilidades que PMA ofrece y que se encuentra al alcance de cualquiera. Inversiones reducidas y que harán que el beneficio de su empresa crezca enormemente. Contáctenos y le aportamos la mejor solución. Le estamos esperando.